BlogEmpleabilidad

Informe Davos – La necesidad de las habilidades sociales en el trabajo del futuro

De media, para 2020, más de un tercio de las habilidades que serán necesarias para la mayoría de los trabajos no se consideran cruciales hoy en día. En general, las habilidades sociales, como la persuasión, inteligencia emocional y capacidad de enseñar, serán más demandadas por la industria que las habilidades técnicas, como programación o control operacional.

En resumen, las habilidades técnicas tendrán que ser complementadas con altas dosis de habilidades sociales. Esta es una de las conclusiones del informe de 2016 del Foro Económico Muncial que se reune en Davos todos los años: The Future of Jobs Employment, Skills and Workforce Strategy for the Fourth Industrial Revolution.

Esta conclusión la sacan después de realizar una encuesta entre los representantes de recursos humanos de 371 compañías líderes en contratación, que en total tienen más de 13 millones de empleados a lo largo de 9 sectores industriales y en 15 países desarrollados o de economías emergentes.

Asume que estamos en el comienzo de la cuarta revolución industrial con el desarrollo de la inteligencia artificial, robótica, tecnología, impresión 3D, genética y biotecnología. Los llamados “sistemas inteligentes”, como las casas, fábricas o incluso ciudades son ya una realidad que afecta a la manera de gestionar nuestras vidas.

La mayoría de los encuestados coincide en señalar que todos los cambios ocurrirán en un plazo muy corto, alrededor de 5 años y es por eso que urge poner acciones concretas en marcha cuanto antes. En las anteriores revoluciones industriales que se han vivido, ha habido un tiempo de adaptación que no tenemos hoy en día: la velocidad de transformación de la sociedad, de los trabajadores y de la industria tiene que ser muy alta puesto que los cambios tecnológicos no van a esperar. Sólo aquel que consiga la adaptación tendrá cabida en el futuro.

TENDENCIAS DEL MERCADO

Se estima que un total de 7,1 millones de trabajos desaparecerán entre 2015-20, concentrados en trabajos rutinarios como los relacionados con trabajos administrativos o repetitivos, y aparecerán 2 millones de trabajos nuevos relacionados con programación, matemáticas e ingenierías.

Habrá dos tipos de trabajo que tendrán un alto peso específico en todos los países y sectores: especialistas en análisis de datos para poder explotar la enorme cantidad de información que se genera y comerciales específicos que sepan hacer entender al cliente los nuevos productos o servicios que se van a generar.

RECOMENDACIONES

Las recomendaciones principales para reducir la brecha entre las necesidades de la industria y la oferta laboral pasa por:

  • unos departamentos de RRHH más centrados en el desarrollo de talento y de estrategias de formación para cubrir las necesidades

  • un cambio en el sistema educativo que todavía está centrado en las necesidades del siglo XX y no se adapta a la velocidad necesaria. Sigue habiendo dos grandes bloques: ciencias o letras y la formación reglada tradicional sigue teniendo mucho peso específico cuando tendríamos que ir a la formación con contenido.

  • Hay que plantear la formación continua durante toda la vida laboral. El estar bien formado al principio no te garantiza nada ya que los cambios son tan rápidos que los trabajadores se tienen que estar adaptando continuamente a nuevos sistemas de trabajo.

No es necesario cambiar. La supervivencia no es obligatoria

W. Edwards Deming.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *