Educación

10 cosas que tienes que dejar de hacer para ser feliz

Casi siempre nos dan consejos de lo que hay que hacer para ser feliz, sin embargo, además, hay cosas que necesitamos dejar de hacer para conseguir el mismo objetivo,

¿a qué estás esperando?

1) Voy a… voy a intentar …

Hay personas que se pasan la vida diciendo “voy a hacer… “ voy a intentar que…” se pasan los días suspirando por sus deseos pero no comienzan a actuar. Esa es la mejor manera de no conseguir nada de lo que nos proponemos. Tenemos que pasar a la acción, tener nuestro objetivo en mente y ponernos pequeñas metas que nos lleven a él, algo concreto definido en el tiempo que podamos medir que se cumple.

2) Preocuparse por absolutamente todo, tenga o no tenga solución

El aplazar nuestra felicidad hasta que nuestro mundo sea perfecto es un error porque nunca lo será. El pretender que tengamos a la vez el trabajo ideal, la pareja perfecta, unos hijos maravillosos… es una utopía. Y no debemos convertirnos exclusivamente en “solucionadores de problemas” para que eso sea verdad. Habrá cosas sobre las que podremos actuar y entonces hagámoslo, y otras muchas cosas en las que no podremos hacer nada para cambiarlas y por lo tanto las debemos aceptar tal cual y disfrutar de ellas.

3) Descuidarse uno mismo

No hay que dejar de comer sano, hacer ejercicio, dormir lo suficiente… esa es la gasolina de nuestro motor físico y emocional que no debemos descuidar. Si no tenemos la energía necesaria para disfrutar de nuestro día a día, la felicidad va a ser difícil de encontrar en esos pequeños momentos.

4) Dejar de hacer cosas por temor a lo que ocurrirá

Es decir temer el pasar a la acción. Normalmente el nivel de preocupación en el que vivimos no es proporcional a la cantidad de “problemas” que tenemos, pensamos demasiado en un futuro casi siempre peor de lo que realmente será. Yo no digo que tengamos que ser inconscientes a la hora de tomar nuestras decisiones, hay que analizar las consecuencias y el miedo es bueno en la medida en que nos avisa de un peligro, pero no podemos dejar que nos paralice y nos impida salir de nuestra zona de confort.

5) Hablar mal o cotillear de la gente cuando no está presente

Hay gente que lleva vidas muy aburridas y se pasa el tiempo hablando de los demás, criticando y siendo abanderados de su reputación siempre cuando no están. Esto genera un “mal rollo” interior que no nos aporta nada positivo. No hay que contribuir a que los rumores y juicios negativos sobre otros se distribuyan.

6) Soñar con tener más que con ser

¿aún no sabes que las cosas materiales no traen la felicidad? El único transmisor de la felicidad verdadera eres tú mismo. Los bienes materiales te darán unos ratitos de comfort, de tranquilidad, de bienestar… pero no lo confundamos con la felicidad profunda. Esta no es de uso exclusivo de los ricos, afortunadamente.

7) Creerte todo lo que sientes

Estamos acostumbrados a que nos digan “sigue a tu corazón”, “confía en tu instinto”… pero muchas veces nuestros sentimientos no son los adecuados. Nos hacen sentir con baja autoestima, nuestro instinto nos dice que no debemos confiar en determinadas personas. Hay veces en las que tenemos que cuestionar nuestros pensamientos más profundos, nuestras creencias más personales para desatarnos de ligaduras que pesan mucho y no nos permiten ser felices. La mayoría de las veces las cosas no son blancas o negras, tienen muchos matices y nuestros prejuicios no nos dejan apreciarlos.

8) Pensar que el mundo está contra tí

Hay días en los que todo sale mal, desde que te levantas, y piensas que los astros se han confabulado para fastidiarte la vida. ¿De verdad piensas que los astros no tienen otra cosa que hacer que estar pendientes de tí? Y hay gente que tiene días así continuamente, siempre responsabiliza a los elementos externos de que las cosas no salgan como esperaba. La causa de que todo salga mal ese día está en tí, en tu interior. Las cosas ocurren pero en nosotros está el tomárnoslas de una manera u otra, esa debe ser nuestra decisión consciente.

Así que si desde primera hora de la mañana ves que todo sale mal, párate cinco minutos a pensar el porqué y qué puedes hacer para cambiar la tendencia del día y permitirte ser feliz.

9) Tomarse las críticas como una afrenta personal

Lo mejor que nos puede pasar es que nos digan aquello en lo que podemos mejorar. Todos tenemos claro que no somos la persona perfecta y muchas veces hacemos cosas sin querer, sin pensar que pueden molestar a los demás y a veces es muy fácil cambiar una pequeña actitud.

Si nuestro jefe o nuestros compañeros no aceptan nuestra idea no quiere decir que no nos valoren como personas, si nuestra pareja no hace lo que le hemos aconsejado no quiere decir que no nos tenga en cuenta… no nos están valorando a nosotros sino a nuestras opiniones, y no es lo mismo.

10) Pensar nada más que en tí mismo

Perdona que te lo diga, pero si aún no lo sabes: no eres el ombligo del mundo, ni siquiera de tu mundo más cercano. La cuestión no es “tengo tal y tal…” “ he hecho tal y tal cosa…”, la pregunta sería: ¿Qué se perdería el mundo si yo faltara?

El bien de la humanidad debe consistir en que cada uno goce al máximo de la felicidad que pueda, sin disminuir la felicidad de los demás.

Aldous Huxley

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *