Sobre mí

Soy Zoraida, una persona entusiasta, positiva, creativa, en continuo aprendizaje y que disfruta cada día del camino que toca como consecuencia de las decisiones que se han tomado anteriormente.

Este proyecto surge como consecuencia de una crisis y una frustración

¡¡vaya comienzo!!

Entendiendo como crisis la definición dada por la RAE:

cambio profundo y de consecuencias importantes en una situación

El cambio fue que repentinamente tuve tiempo para pensar en lo que realmente quería hacer, a lo que quería dedicarme. Hacía al menos 15 años que no había tenido ese privilegio, corriendo en cada segundo para que ese tiempo se alargara milagrosamente.

Y la frustración había estado siempre ahí: cuando he necesitado gente joven para completar equipos siempre me ha costado mucho encontrarla. No porque no tuvieran conocimientos técnicos sino porque es difícil encontrar la actitud y habilidades necesarias para llegar con éxito al fin de las cosas, y aún más, plasmarlo en un CV o demostrarlo en una entrevista. Hay algunas personas que nacen con ello y otras a las que es necesario sacárselo desde más adentro.

La primera vez que tuve un trabajo “serio” fue con 18 años (4º de carrera) en Reino Unido para una multinacional como becaria para un verano. Para mi sorpresa, tuvimos un proyecto desde el primer día, de principio a fin, con presentación final y defensa de conclusiones. Allí coincidí con otros becarios de muchas partes del mundo (Alemania, Francia, Israel…) y lo que realmente me marcó fue que, aunque a nivel técnico no tenía nada que envidiarles, ellos ya manejaban una serie de habilidades que lo hicieron todo más fácil: gestión de un proyecto, presentaciones efectivas, hablar en público, venderse como profesionales… Ni que decir tiene que yo fui una verdadera esponja. No lo debí hacer tan mal puesto que me ofrecieron al terminar un puesto de trabajo. Ahora, en perspectiva, supongo que fue por mi capacidad de trabajo y de superación (curiosidad + learnability + disciplina).

Esas habilidades no se enseñaban entonces y sigue sin enseñarse ahora. Ha habido muy pocos y loables avances en este sentido pero no son suficientes ni llegan a todos. 

Estamos de acuerdo en que hay que dar un giro a nuestra educación pero esto no está en las manos de la mayoría y mientras tanto

¿qué hacemos?

Este proyecto es mi pequeña contribución a algo que promete ser mucho más grande pero que está tardando en llegar.